Desde su aparición en la escena musical en el País Valencià, La Fúmiga ha demostrado que el único camino hacia el éxito es el de la perseverancia y el esfuerzo.

A finales del 2018 nos unimos a su proyecto a través de la realización de sus videoclips. “Cançó que mai s’acaba” fue la primera de las once historias que hemos compartido con La Fúmiga. Ahora, casi tres años después, entregamos “Ja no fa mal” con la sensación de haber evolucionado junto a ellos, viendo crecer su visión integradora de la música festiva, al mismo tiempo que su comunidad de seguidores.

Durante el recorrido que los ha llevado a compartir escenario con artistas referentes del panorama musical valenciano como Zoo, El Diluvi, JazzWoman, Aspencat y ahora Samantha, La Fúmiga ha apostado por el audiovisual para representar todas sus canciones, dándole vida a los mensajes de sus letras y poniéndole cara a los personajes de sus historias.  

Además, a lo largo de su trayectoria ascendente han transformado el significado de “videoclip”, moldeándolo a través de las redes sociales y utilizándolo como canal de comunicación con sus seguidores.

Su presencia y actividad en plataformas como Instagram, no solo les ha servido como trampolín para convertirse en la banda icónica que son hoy, sino que también ha traspasado fronteras, representando el idioma y la cultura del País Valencià en países como Argentina, Perú o Colombia.

La Fúmiga son el claro ejemplo de que la constancia y el trabajo duro, sin duda, tiene sus frutos. Ha sido un placer ser testigos de ese proceso y lo seguirá siendo… porque queda mucho por venir y “aquesta cançó mai s’acaba”.